miércoles, 10 de julio de 2013

Amolda tus zapatos si te lastiman

No hay comentarios :
 

La mayoría del calzado debe quedarnos perfecto, sin lastimarnos ni que nos haga pasar un sufrimiento, pero en algún momento de tu vida tendrás un par que, a pesar de hacerte sufrir, no querrás tirar.
Para que dejes de sufrir y te mantengas firme, derecha y cómoda en tus zapatos, te presentamos la solución para los que no pueden amoldarse a tu pie, de esta manerá será mucho más fácil utilizarlos. 

Si te queda pequeño:

El objetivo es agrandarlos, lo cual es posible sin importar el material del que esté hecho tu zapato. Ponte unos calcetines gruesos y utiliza así tus zapatos por unos minutos. Si sientes que tu calzado no da de sí, ve por tu secadora y pásala por las partes donde más te lastimen por 5 minutos, la temperatura debe ser alta. Cuando termines notarás que tus zapatillas se han vuelto un poco más grandes.
Si tus zapatos son abiertos y quieres agrandarlos, puedes utilizar otra técnica igual de eficaz. Llena una bolsa de plástico con agua y ciérrala para que no pueda derramarse. Acomoda la bolsa dentro del zapato y mételo al congelador, cuando se haga hielo, lo ampliará perfectamente.




Si te queda grande:

Realmente no se puede encoger tu calzado pero puedes utilizar herramientas para que no te lastime tanto. Tu mejor aliado será una buena plantilla ya que ocupará gran espacio. Incluso puedes buscar una de gel que no solamente son buenísimas para darte masaje y equilibrar tu peso, sino que harán que te lastime menos el zapato.
Además de una plantilla, también puedes pegarle a tu zapato una toalla femenina. Será muy cómoda y, gracias al pegamento, se quedará en tu zapato por muchísimo tiempo.


¿Te resbalas?

Es súper peligroso que esto suceda, en especial si los zapatos que traes puestos son tacones. Es por eso que debes tomar precauciones y conseguirte un antiderrapante de volada. Toma tus tijeras y empieza a cortar la suela de tu zapato para lograrlo sin gastar ni un centavo.
Puedes buscar otras alternativas pero una de las más efectivas (sin dañar tu calzado) es buscar en las zapaterías una plantilla que se pega en la suela del zapato para crear el antiderrapante.





¿Te lastima?
Hay ocasiones donde el zapato es muy filoso o simplemente tiene un mal corte que nos lastima en el tobillo. Desafortunadamente esa parte de nuestro cuerpo es muy sensible así que el dolor será un poco más irritante. Para que esto no te suceda te recomendamos ponerte un curita que sirva de protección. Si no quieres que te vean así tus amigos también puedes pegar un poco de diurex transparente en lugar de utilizar curitas.
Otra opción es la increíble y maravillosa vaselina. Además de humectar y nutrir varias partes de cuerpo, sirve para proteger. Si aplicas un poco de esto a tu tobillo, verás que el zapato resbala y no corta como usualmente lo hace. Desafortunadamente no es perfecto y si caminas demasiado o corres, terminarás lastimándote de todas formas después de varias horas.


NO OLVIDEN DARLE LIKE EN FACEBOOK Vida-Fashion-style

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff